El equipo de Purple Pansies durante su gala virtual de 2020, que recaudó más de 1,2 millones de dólares. Su lema para la gala fue: “El cáncer no se detiene y nosotros tampoco”.

Purple Pansies se fundó en 2009 tras el fallecimiento de la madre de María Fundora a causa del cáncer de páncreas. Cuando a la madre de María se le diagnosticó un cáncer de páncreas en fase 4 y murió tres meses después, María se sintió llamada a concienciar y a financiar la investigación de esta enfermedad, crónicamente infrafinanciada pero mortal. Eligió el nombre de Pensamientos Púrpura porque pensó: “¿Qué crece en invierno y sobrevive siempre? Los pensamientos: tienen el ADN necesario para sobrevivir a las condiciones más duras”. Purple Pansies se convirtió en una organización 501c3 en 2017 y es una organización de voluntarios.

Purple Pansies se dedica a marcar la diferencia en las vidas de las personas y familias que luchan contra el cáncer de páncreas mediante la ayuda humanitaria y la financiación de la investigación. Los fondos que recaudan se destinan a la investigación, a los ensayos clínicos, a la detección precoz y a ayudar a las familias de nuestra comunidad que tienen un familiar enfermo de cáncer de páncreas y que pueden utilizar su ayuda económicamente.

Desde marzo, Purple Pansies ha estado ayudando a otras organizaciones sin ánimo de lucro y a héroes de primera línea durante COVID-19. Han ayudado a entregar más de 1.000 comidas a hospitales, tiendas de comestibles Kroger, supervivientes de cáncer de páncreas y Safehouse Outreach en Atlanta. También se asociaron con la Operación Sonrisa y los estudiantes de los institutos locales para repartir comidas en los hospitales de su elección.

Purple Pansies, como la mayoría de las organizaciones sin ánimo de lucro, tuvo que cambiar su gala anual de un evento presencial a un evento virtual, pero su lema era: “El cáncer no se detiene y nosotros tampoco”. Con la ayuda de muchos donantes maravillosos y generosos, socios corporativos y un donante que estaba dispuesto a igualar cualquier cantidad hasta los 600.000 dólares que recaudaran, Purple Pansies recaudó más de 1,2 millones de dólares y continúan sus esfuerzos y su campaña hasta finales de diciembre.

Purple Pansies se prepara para el mes de la concienciación sobre el cáncer de páncreas. María es propietaria de un restaurante en Alpharetta, GA, llamado Casa Nuova Italian Restaurant, y un día durante el mes donará un porcentaje de todas las ventas a Purple Pansies. También participan en el Giving Tuesday en diciembre, y todo el personal de Casa Nuova está muy involucrado con la organización y a menudo ofrecen su tiempo durante los eventos de Purple Pansies. En los próximos meses, están muy ilusionados con la finalización de una beca Purple Pansies para los hijos de un padre o tutor al que se le haya diagnosticado cáncer de páncreas y necesite ayuda económica para asistir a la escuela.

Purple Pansies está en proceso de cambiar su logotipo para que los particulares y las empresas sepan que su organización sin ánimo de lucro está dedicada al cáncer de páncreas. Purple Pansies afirma que el cáncer de páncreas es el único del que nadie quiere hablar, y creen que se debe a que cuando la mayoría de las personas son diagnosticadas, ya están en la fase 4 y se sienten desesperadas. Apoyan mucho los esfuerzos del WPCC para continuar con la educación de concienciación sobre el conocimiento de los riesgos y los síntomas del cáncer de páncreas. Les entusiasma la idea de asistir a la conferencia del WPCC el año que viene y participar más en la organización.