Mi historia es sobre Russell, un superviviente

Este evento tuvo lugar del 01 dic 2019 al 08 jun 2021

El descubrimiento

«Me sentía un poco mal y tenía una pérdida de apetito, estaba perdiendo peso, también noté que mi orina era bastante oscura, y mis heces eran de color claro. Mi piel también estaba amarillenta, aunque ni yo ni las personas que me rodeaban lo habíamos notado».

Esto le llevó a acudir a su consulta de cabecera, donde le hicieron un análisis de sangre. Poco después, el médico de Russell llamó para informarle de que las pruebas eran anormales y sospechaba que tenía un cálculo biliar que le bloqueaba la vejiga, algo que había sucedido 2 años antes.

El 9 de enero de 2020, Russell fue ingresado en el hospital para realizar más investigaciones, incluyendo una endoscopia y una tomografía computarizada, y posteriormente se le insertó un stent en el conducto biliar para elevar la ictericia.

Poco después de la endoscopia, Russell fue visitado por el especialista, que le informó de que sospechaban que podía tener un tumor en la cabeza del páncreas y que tendría que visitar a otro especialista para obtener otra opinión.

Russell visitó al especialista a finales de enero, y no fueron buenas noticias. Le informaron de que había un tumor de 2,5 cm en la cabeza del páncreas y que la única opción era someterse a una intervención de urgencia de Whipple, probablemente seguida de un tratamiento de quimioterapia.

Esta es mi historia

Esta es la historia de cómo Russell pasó de ser un hombre de 59 años, sano y en forma, que disfrutaba de la vida con su mujer, Helen, y sus dos hijos, Thomas y Cassie, a ser diagnosticado de cáncer de páncreas, el más mortal de los cánceres comunes.

Russell sobreviviente de cáncer de páncreasEra diciembre de 2019 cuando Russell comenzó a experimentar varios síntomas inusuales.

«Me sentía un poco mal y tenía una pérdida de apetito, estaba perdiendo peso, también noté que mi orina era bastante oscura, y mis heces eran de color claro. Mi piel también estaba amarillenta, aunque ni yo ni las personas que me rodeaban lo habíamos notado».

Esto le llevó a acudir a su consulta de cabecera, donde le hicieron un análisis de sangre. Poco después, el médico de Russell llamó para informarle de que las pruebas eran anormales y sospechaba que tenía un cálculo biliar que le bloqueaba la vejiga, algo que había sucedido 2 años antes.

El 9 de enero de 2020, Russell fue ingresado en el hospital para realizar más investigaciones, incluyendo una endoscopia y una tomografía computarizada, y posteriormente se le insertó un stent en el conducto biliar para elevar la ictericia.

Poco después de la endoscopia, Russell fue visitado por el especialista, que le informó de que sospechaban que podía tener un tumor en la cabeza del páncreas y que tendría que visitar a otro especialista para obtener otra opinión.

Russell visitó al especialista a finales de enero, y no fueron buenas noticias. Le informaron de que había un tumor de 2,5 cm en la cabeza del páncreas y que la única opción era someterse a una intervención de urgencia de Whipple, probablemente seguida de un tratamiento de quimioterapia.

A pesar de la urgencia de la enfermedad de Russell, le dijeron que tendría que esperar 3 meses para someterse a la intervención de Whipple debido a los largos tiempos de espera. Una perspectiva preocupante si se tiene en cuenta que más del 80% de los pacientes con cáncer de páncreas mueren en los tres meses siguientes al diagnóstico.

Afortunadamente, fue entonces cuando la esposa de Russell intervino.

«Finalmente, tras varias súplicas de mi mujer, me dijeron que podían intentar remitirme al Kings Hospital de Londres, ya que previamente habían aceptado aceptar algunos casos de Morriston en régimen de remisión».

El Kings Hospital aceptó hacerse cargo del caso de Russell con la condición de que éste acudiera a una consulta, que incluía un escáner PET y una evaluación preoperatoria. Russell y su esposa se dirigieron al hospital el 12 de febrero.

«Tanto mi mujer como yo nos quedamos en estado de shock cuando nos llevaron a una sala lateral con la enfermera especializada en cáncer, que procedió a darnos folletos de McMillan, folletos sobre el cáncer y folletos de Whipple, mientras nos decía que era probable que se tratara de un cáncer, pero que no podían asegurarlo.

Puedo decir sinceramente que esa hora en la enfermería fue la peor experiencia que he tenido en mi vida, sin duda.»

El 16 de febrero, Russell ingresó en el Kings Hospital y se despidió entre lágrimas de su mujer, que se alojaba en un hotel cercano.

«Me desperté sobre las 8 de la tarde en la UCI rodeada de tubos, cables y goteros sintiéndome mal. La operación le había llevado al Sr. Menon 10,5 horas».

«El resultado de mi Whipple fue que el tumor era canceroso, de aproximadamente 3 cm de tamaño, pero lo habían extirpado con éxito y no había propagación».

La operación de Russell fue tan exitosa que en dos días ya no estaba en la cama y fue dado de alta 8 días después. Sin embargo, su viaje de recuperación física y emocional no había hecho más que empezar.

«Intenté mantener la movilidad en la medida de lo posible, caminando todos los días e intentando hacer más cosas en la casa y el jardín».

«No me malinterpretes, hay días duros y luego días aún más duros en los que lo único que quieres hacer es acurrucarte y olvidarte de que todo existe. Emocional, nunca he sido tan emocional como desde la operación, podría haber llorado por algo casi todos los días».

El tratamiento también había hecho que Russell perdiera 3½ piedras desde diciembre de 2019 hasta marzo de 2020 y entonces se le dijo que necesitaría un curso de seguimiento de quimioterapia.

Russell recibe quimioterapia para el cáncer de páncreas
«No puedo decir que estuviera deseando recibir 6 meses de quimioterapia, nadie lo haría, pero hay que hacer todo lo posible para tratar de garantizar la superación del cáncer».

Ahora, mirando hacia atrás en su viaje, Russell aprecia la suerte que tiene de estar en el 26% de las personas que sobreviven un año después de un diagnóstico de cáncer de páncreas.

A día de hoy, estoy mejor y más fuerte cada día y aunque todavía tengo días «oscuros» en los que no me siento al 100%, me siento afortunado en cierto modo, afortunado de que me remitieran, afortunado de que aceptaran operarme, afortunado de que fuera justo antes de que empezara la pandemia, afortunado de que siguieran adelante con mi quimioterapia pero, sobre todo, afortunado de tener una esposa cariñosa, fuerte y decidida y también unos hijos (20 y 25 años) que me han apoyado durante todo este viaje.

Sé que he ganado mi batalla contra el cáncer de páncreas y quizá haya más batallas por venir, pero ayuda intentar ser lo más positivo posible.

La vida para mí y para mi familia ha cambiado, tenemos una nueva perspectiva de la vida y, sea cual sea el futuro que nos depare, intentamos aprovechar al máximo cada día que tenemos juntos».

El impacto del tiempo

A día de hoy, estoy mejor y más fuerte cada día y aunque todavía tengo días «oscuros» en los que no me siento al 100%, me siento afortunado en cierto modo, afortunado de que me remitieran, afortunado de que aceptaran operarme, afortunado de que fuera justo antes de que empezara la pandemia, afortunado de que siguieran adelante con mi quimioterapia pero, sobre todo, afortunado de tener una esposa cariñosa, fuerte y decidida y también unos hijos (20 y 25 años) que me han apoyado durante todo este viaje.

Sé que he ganado mi batalla contra el cáncer de páncreas y quizá haya más batallas por venir, pero ayuda intentar ser lo más positivo posible.

La vida para mí y para mi familia ha cambiado, tenemos una nueva perspectiva de la vida y, sea cual sea el futuro que nos depare, intentamos aprovechar al máximo cada día que tenemos juntos».