Mi historia es sobre mí – Tania

 

Este evento tuvo lugar desde el 12 de febrero de 2021 hasta ahora.

 

El descubrimiento

Al principio me sentía aletargado y cansado, y no dormía bien. Cuando fui a mi médico de cabecera, asumió que estaba pasando por la menopausia.
Después de esto, tuve una fiebre glandular severa en julio de 2020 y volví a mi médico de cabecera después de haberme recuperado. Me hice análisis de sangre y los resultados fueron normales.
En noviembre, empecé a sentir un fuerte letargo y dolores punzantes bajo el esternón hasta el punto de no poder terminar mis entrenamientos en el gimnasio. Dejé de ir al gimnasio y pensé que mi letargo podía estar relacionado con la falta de hierro (algo que ya había experimentado en el pasado). También empecé a perder el apetito y a adelgazar, pero lo atribuí a que dejé de hacer ejercicio. Al principio hice unas cuantas sesiones de acupuntura, pero cuando el dolor no remitió, volví a consultar a mi médico de cabecera. Cuando empezó a hablar de nuevo de la menopausia, insistí en que había algo más. Me hice un análisis de sangre el 27 de noviembre y, según los resultados, mi médico de cabecera pensó que podía tener un problema con la vesícula biliar. Me hicieron una ecografía el 1 de diciembre y me encontraron un quiste en el páncreas que hizo saltar la alarma y me mandaron a hacer un TAC urgente el 2 de diciembre. Esa tarde me llamaron para decirme que era un tumor y que me habían diagnosticado un cáncer de páncreas en fase 4, con metástasis en el hígado. Tenía 44 años.

 

Esta es mi historia

Soy un gran creyente de que tu mentalidad dicta tu comportamiento y lo que atraes a tu vida. Soy un gran fan de Joe Dispenza y sus meditaciones y enseñanzas me ayudaron mucho. Creo que la salud mental y emocional desempeña un papel muy importante en el proceso de curación de un paciente con cáncer.
Confiar en mi instinto y escucharlo me ayudó enormemente. Buscaba a menudo en Google “historias de éxito sobre el cáncer de páncreas” porque quería saber qué habían hecho los demás para conseguir la remisión. Esto era algo que hacía a menudo y no sólo me daba esperanzas, sino que me daba ideas sobre qué incluir para ayudar a tratar mi cáncer.
Le pedí a mi oncóloga que no me dijera mi pronóstico, creía que no dependía de ella y que yo no era una estadística. También creía que si llevaba esta información conmigo, sería un perjuicio para mi salud mental y mi recuperación.

Atribuyo una gran parte de mi viaje y mi curación a mi fe. La oración me ayudó enormemente.

Mi mensaje de esperanza para los demás es que nunca se rindan, aunque las circunstancias sean nefastas. La esperanza es lo que nos da el poder de soportar lo que creemos que no podemos, de sanar. Puedes desafiar las probabilidades, no eres un número o una estadística. Sigue siempre tu instinto, no tengas miedo de desafiar a tu oncólogo y, si no estás contento con el tratamiento que recibes, pide una segunda o tercera opinión. Defiéndase siempre, nadie le conoce mejor que usted mismo. Dirija su propio barco y esté abierto a terapias alternativas que puedan ayudarle en su tratamiento y reforzar su sistema inmunitario. Y, por último, no dejes de lado tu salud mental, es tan importante como tu salud física.

 

El impacto del tiempo

A la mayoría de las personas se les diagnostica el cáncer de páncreas en una fase tardía, lo que significa que el tiempo no está de tu lado… en un segundo instantáneo, tu mundo se pone patas arriba
Ha sido un viaje duro para mí desde el punto de vista emocional, especialmente en las primeras fases del diagnóstico. Nunca antes había tenido que enfrentarme a mi mortalidad y mirar el barril de la muerte era bastante aterrador y traumático.

No podía entender cómo había contraído el cáncer de páncreas: no era genético y mi familia tiene antecedentes de cáncer de mama, así que no tenía sentido para mí. Llevaba un estilo de vida saludable (comiendo bien y haciendo pesas y entrenamiento de resistencia 4 veces a la semana, además de intentar caminar 10.000 pasos al día) y no tenía ninguno de los factores de riesgo típicos del cáncer de páncreas (no fumo ni tomo drogas, no tengo sobrepeso ni obesidad, rara vez bebo alcohol, no tengo diabetes) y nunca había estado en el hospital ni había tenido ningún problema de salud importante.

Me prometí pasar tiempo de calidad con mis seres queridos cuando pudiera y quería dedicar mi tiempo a cosas que me dieran alegría, como ir a la playa, pasar tiempo en la naturaleza, hacer pequeñas escapadas y crear recuerdos. Me siento muy afortunada de seguir aquí y, aunque mi viaje por el cáncer aún no ha terminado, ahora elijo utilizar mi tiempo sabiamente, no preocuparme por las cosas pequeñas y soltar el control y rendirme.