Mi historia es sobre Steve Kelly

Este evento tuvo lugar del 01 jun 2013 al 15 abr 2015

El descubrimiento

Dolor de estómago que se extiende a la espalda

Esta es mi historia

Como ávido corredor, para Steve Kelly el “tiempo” suele centrarse en lograr una marca personal. Pero el cáncer de páncreas fue un duro despertar de que el tiempo es algo mucho más valioso.
Steve se estaba preparando para la carrera anual Broad Street Run, una carrera de 10 millas por las calles de Filadelfia, cuando empezó a sentir dolor de estómago. Periodista del Philadelphia Inquirer, lo atribuyó al estrés y tomó pastillas antiácidas para aliviar el malestar. Pero cuando el dolor se trasladó a la espalda, acudió a su médico. Una serie de pruebas, primero una ecografía, luego una resonancia magnética, una tomografía computarizada y finalmente una biopsia, confirmaron el diagnóstico: cáncer de páncreas en estadio 4 que se había extendido al hígado. De repente, el “tiempo” adquirió un nuevo significado.
Steve sólo tenía 53 años, estaba en forma y no tenía ninguno de los factores de riesgo tradicionales del cáncer de páncreas. Buscó un tratamiento agresivo, participando en dos ensayos clínicos: primero una nueva combinación de quimioterapia y luego un tratamiento de inmunoterapia diseñado para activar el propio sistema inmunitario del cuerpo para luchar contra las crecientes células cancerosas. Los tratamientos eran difíciles y a menudo debilitantes con efectos secundarios. Pero también se obtuvieron algunos resultados prometedores. Steve pudo disfrutar de lo que su esposa Kerry llama “un regalo de seis meses para nuestra familia” en el que el crecimiento de su tumor se detuvo y no tuvo dolor. En su último año, Steve hizo rafting y tirolesa con su familia en Costa Rica, corrió un 5K con su hija y pronunció un emotivo discurso de supervivencia en el evento PurpleStride de Nueva Jersey.
Steve Kelly murió en abril de 2015, 22 meses después de su diagnóstico. Ha inspirado a familiares y amigos para crear Kelly’s Heroes, una organización sin ánimo de lucro que ha creado el Fondo Steve Kelly para la Investigación del Páncreas en el Johns Hopkins. Y Steve -esposo, padre y héroe de los ensayos clínicos- sigue dando a los futuros pacientes de cáncer de páncreas el precioso regalo de la esperanza, y del tiempo.